¿A quién pedir una carta de recomendación?

La carta de referencia puede ser determinante a la hora de conseguir un empleo. Algunas empresas le dan mucho valor y credibilidad a las referencias que transmiten antiguos empleadores o compañeros a la hora de elegir a su personal. Otras sin embargo, aceptan las cartas de referencia como un mero trámite y basan sus opiniones y valoraciones en otros aspectos más directos como la entrevista de trabajo o el currículum.

Sea cual sea tu caso, conviene que tengas preparada una buena carta de recomendación por si te la piden.

Quién debe redactar la carta de recomendación

Algunas empresas tienen un protocolo preparado para redactar la carta de referencias sin necesidad de que la solicites. En este caso, la persona que redacta la recomendación suele ser tu supervisor directo, aquél que más ha trabajado contigo y es más consciente de tus capacidades y tus logros.

Otras empresas, por el contrario, esperan que sea el propio empleado el que solicite la carta de recomendación en el momento en el que le puede hacer falta. En este caso puedes dirigirte directamente a la persona que te gustaría que te recomendara (de forma directa o a través del departamento de Recursos Humanos, depende del tamaño y las características de tu empresa) y solicitarle la carta de recomendación.

Es conveniente que trates de elegir a la persona que pueda destacar las aptitudes que tienes que más se adapten al puesto de trabajo o a la solicitud que piensas realizar. No siempre, por lo tanto, es recomendable que trates de conseguir la recomendación de la persona con más autoridad dentro de tu empresa o con más renombre dentro de un sector.